19.7.09

mi historia

te cuento mi historia
cabe en una mano de estatua de santo
en un disfraz de poeta maldito
en las mil estrellas de este cielo al sur
de tu sangre joven todavía
porque todo envejece, todo
y serás veterano
y seré muerta
y serás mayor
y no estaré en esta tierra
más los hijos de nuestros hijos
gritarán sus gemidos
de placer -espero- que no de torturas
y las fotos blanco-negro serán sepia más que sepia
a la generación y le seguirá la z
y sin embargo la venus seguirá marcándoles el rumbo en el cielo
de los amantes trasnochados
será cuando el sol intente apagar la noche con su brillo
la paranoia comience a hacerme temblar
y te preguntés por qué y no me entiendas
ella frágil se convertirá en lucero
seguirá en el alba alumbrando los lechos
dándole una vuelta más al reloj de arena
para que el amor concluya sus ritos
antes de que despierte el mundo
de que despierte



para entonces vos y yo
estaremos festejando a dionisio
en el gusano estelar de los mayas
desde el Tibet a Panamá
construiremos un puente de huesos humanos
para unir la tierra con nuestros cuerpos
y darle
a nuestros hijos
un mejor destino
de amor explícito
de amor callado
sin preguntas ni nada

seremos sólo
un perfume más en alguna nariz delicada
en alguna almohada

3 comentarios:

.ludmila. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Danixa Laurencich dijo...

no seas boludaaaaaaa...fue en serio lo que te dije y además no son jabones, son cremas!!!

.ludmila. dijo...

Oh!
Qué ilusa!