4.7.09

Caída libre

algo se quebró
no se sabe si el fémur
o su destino

un deja vú me despertó esta mañana
me puse sus lentes
leí el diario que hasta hace dos días leía
caminé la casa vieja y en sombras
la lustré para darle brillo
como no se lo puedo dar a él

fui buscando
buscando despacio la respuesta
en el alba destemplada de
buenos aires
fui buscando

la casa amanecía
barroca de datos de infancia que
la memoria atesora como lo más feliz
de juventud que
el corazón encierra como lo más brutal

los mismos ruidos y olores
mi nena crecida

pequeña rocío
cuida a su abuelo
como antes la cuidaba él
pequeña rocío dormida
con su amor inflado y rojo
como sus párpados sin maquillaje


despacio despacio
como sonámbula
la dejé solita en la cama
durmiendo el sueño de los tristes

mientras el sol crecía
dorando algunos perfiles
yo buscaba
quería saber
sentir lo que sentiré cuando suceda
ampararme de su ausencia
estúpidamente

todavía está vivo

presagio el final cerca
él no
él no
él la pelea todavía
él quiere comer ciruelas el año que viene
en mar del plata
él llora porque este año no podrá caminar

este año viejo...

me gustaría convencerme
que el que viene sí
y sonreírte sin pena
o acunarte despacito
hasta que te apagues sin sufrir

4 comentarios:

Mariluz dijo...

No existen "ensayos generales" para los sentimientos,señora... aún menos para los de pérdidas.

abrazo -por si se necesitan-

Francesca dijo...

Ensayar el futuro es algo difícil y nunca sale cómo lo habías preparado. Es curioso! por que desde que nacemos no paramos de hacerlo. El miedo a las pérdidas ... besos

Danixa Laurencich dijo...

Gracias señoras.

María W. dijo...

Un abrazo en silencio, señora.