17.8.09

vida , juego, muerte.





Hay dos clases de personas.
Los que viven, juegan y mueren.
Y los que se mantienen en equilibrio en la arista de la vida.
Los actores.
Y los funámbulos.

Maxence Fermine, en su magnífico libro: Nieve, editado por Anagrama, Barcelona.

La juventud pasa. Queda lo vivido.
Mi papá hoy.
Mi papá y mi tío (sentados), el primero de enero de 1950, en la terraza de mi casa.
Como dice en otra parte el mismo Fermine:
Una mañana, nos despertamos. Es el momento de retirarse del mundo para que nos sorprenda mejor.
Una mañana, nos tomamos tiempo para vernos vivir.

6 comentarios:

Danixa Laurencich dijo...

para los que se asusten de la primer foto, hay cosas peores, la juventud encerrada,por ejemplo, mein gott! eso sí que es triste!

aguacateyfresas dijo...

Seguro,es más triste la juventud encerrada...esclavizada...yo no me quedé con la primer foto,me quedé con la vida disfrutada de la segunda...y así vale la pena, o no?

Danixa Laurencich dijo...

totalmente , aguacate y fresas de desayuno no?

Mariluz dijo...

Las dos caras de la vida... al fin y al cabo la "mascarada" de la segunda foto no hace sino ocultar el "mañana" tan bien representada en la primera.
sí que es triste la juventud encerrada e injusto... como la primera fotografía
un beso no, dos

Danixa Laurencich dijo...

por eso señores y señoras a pasarla bien...a pensar en hoy, a ser felices bah!

Mariluz dijo...

esa es mi máxima, señora, ayer se fue al carajo y mañana no sé si llegará...
VIVE AHORA

otro beso